Tratamiento candidiasis crónica.

Tratamiento Candidiasis. Con el objetivo de eliminar las cándidas por completo, se hace necesario seguir con un protocolo para el tratamiento que se desarrolla en las siguientes etapas:

    • Etapa de preparación. Se resume en dieta antifúngica, ayuda digestivas y multinutrientes.
    • Etapa de eliminación. Se emplean los antifúngicos y suplementos individualizados.tratamiento candidiasis
    • Etapa de equilibrio. Se toman probióticos, suplementos y se introducen alimentos.
    • Etapa de reparación. Se concluye con nutrientes reparadores.

Tratamiento, primera fase: Preparación

La primera medida que hay que llevar a cabo es debilitar la cándia, y para ello hay que realizar

unos ajustes en la alimentación realizando una dieta antifúngica, evitando los alimentos que las nutran y las hagan crecer.

Los alimentos que se prohíben tomar son:

Azúcares. Azúcar blanco, Moreno, miel, siropes, malta, dextrosa, glucosa, sucrosa, sacarina y lactosa.

Los únicos endulzantes que se pueden usar son la stevia, que procede de una planta, y el xylitol, que

se obtiene de la corteza del abedul, de hecho este tipo de endulzante es beneficioso para la candidiasis

de tipo oral. En este grupo se encuentran incluidos los mazapanes, las harinas refinadas con gluten,

las galletas, repostería, chocolates, fruta, refrescos, helados, almíbares, salsas, ketchup, embutidos, …
Levaduras. Pan, cubitos para el caldo, glutamato monosódico, que se encuentra en la comida china,

vitaminas hechas con levaduras.
Malta y productos de malta. Sustitutos del café, cereals del desayuno y bebidas de cereales.
Productos lácteos. Leche, yogur, mantequilla, queso, cema, helados, béchamel, kefir.
Productos fermentados. Alcohol, vino, cerveza, vinagre, salsa de soja, picles, temphe, chucrut, miso,

ciruelas umeboshi, salsas de ensalada.
Fruta y zumo de frutas.
Cacahuetes y pistachos.
Fruta seca, higos, ciruelas secas etc.
Champiñones y setas, patatas, Calabaza, zanahorias y remolacha.
Té y café.
Especias muy picantes.

Alimentos que se pueden tomar:

Carne roja y blanca, especialmente la ecológica, ya que la habitual está llena de antibióticos y hormonas,

que originan candidiasis. Aunque en mi opinion personal, no creo que la grasa saturada de la carne beneficie

al organismo, y con lo cual a su sistema inmunológico.
Pescado, especialmente el azul, ya que contiene omega tres, y es un ácido graso esencial en el organismo y

muy beneficioso para la mucosa intestinal y el sistema inmunitario. Al estar contaminado por metales pesados,

es major escoger piezas pequeñas, tipo pescadilla, sardinas, caballas… y evitando el atún y el salmón.
Huevos, al igual que la carne, los huevos deben ser ecológicos, para así no ingerir con ellos los fármacos que

se le administran a las gallinas y los piensos con los que se les alimentan.
Algas, por ejemplo las más comunes como son la wakame, dulse, nori, kombu, hijiki y agar agar.

Se deberían de introducir en los guisos, ensaladas, cremas de verduras, sopas, con las legumbres etc, de

este modo no sólo ayudan a limpiar el organismo de metales pesados y alcalinizan la sangre, sino que

además aportan muchos minerals y oligoelementos, especialmente, calcio, magnesio, hierro y yodo.
Vegetales, sobre todo las crucíferas, brócoli, rúcula, coliflor, col, que ayudan a limpiar el organismo de tóxicos,

estimulan el sistema immune y son anticancerígenos. Igualmente hay que comer de todo tipo de verduras y hortalizas,

menos los boniatos, remolacha, zanahoria, champiñones y calabaza, ya que estos últimos son mas dulces.
Las legumbres, lentejas, garbanzos, alubias, judías, azukis, que combinadas con cereales, se obtiene una

proteina completa, con los ocho aminoácidos esenciales para la salud.
Cereales, sólo los que no tienen gluten, como el trigo sarraceno, la quinoa, el mijo y el amaranto. Asimismo,

no hay que abusar de ellos, y tomarlos de vez en cuando, para que así no fermenten, y no generen

mucosidad en la pared intestinal.
Frutos secos, menos los pistachos y los anacardos. Mejor crudos y sin salar.

También se pueden tomar semillas de chía, el lino, y las pipas de girasol y calabaza, para comer entre horas.
Tostadas de arroz, crackers de centeno sin levadura, o de amaranto, pan de almendras.

Es importante no comer las tortas de arroz solas, siempre es conveniente mezclarlas con algo de proteina,

para que así no se eleven los niveles de glucosa en sangre, y crezcan las cándidas.
Limón y aguacate. Con el limón se pueden aderezar las ensaladas, y el aguacate aporta bastante

ácido linoleico, como el aceite de oliva.
Bebidas de soja, arroz, almendra y avena, aunque no hay que abusar de la leche de arroz y la de avena,

ya que un consumo excesívo de cereales, no es recomendable para un intestino irritado, sensible y con cándidas.
Tofu y soja texturizada como proteina vegetal. Asimismo no se debe consumir muy a menudo porque

un exceso de soja deprime la tiroides y ralentiza el metabolismo, por eso, lo ideal es cocinarla con algún

alga para que ésta active la misma tiroides y enriquezca el plato con minerales.
Aceites, en especial el de oliva, porque a parte de aportar vitamina E, magnesio, clorofila y fitoesteroles,

tiene propiedades antifúngicas que también ayudan a limpiar el hígado.
Infusiones de hierbas, especialmente las que tienen un efecto antifúngico, como las de tomillo, oregano.. ,

también las digestivas y calmantes en general como la manzanilla dulce, la albahaca o la melisa y por

supuesto las plantas que favorecen la digestión de las grasas y que ayudan a la limpieza del hígado,

como la fumaria, el diente de león, el cardo mariano, el desmodium o el boldo.
Especias, como la cúrcuma que es antiinflamatoria, el comino, anís verde, el jengibre y el cilantro que

ayudan en el proceso de la digestión. Por otro lado, no hay que utilizar especias picantes que irritan

todavía más el intestino.
Agua, es muy importante beber dos litros de agua al día, para que el organismo esté hidratado durante

todo el día, y para que ésta ayude en el proceso de eliminación de toxinas.

Un menú posible podría ser:

DESAYUNO:

Licuado verde con pepino, perejil, hinojo y diente de león que depura el organismo, y a parte el hinojo

tiene propiedades antimicrobianas.
Bebida de avena con un poco de canela y proteina de guisante o cáñamo.
Un puñado de nueces o almendras.

MEDIA MAÑANA:

Un puñadito de pipas de calabaza y de girasol. Un vaso de bebida de alpiste.

COMIDA:

Primer plato: Mezcla de verduras al vapor muy alcalinizantes como rabanitos, judias verdes y zucchini.
Segundo plato: Quinoa salteada con puerros y ajos y trocitos de soja, hervida anteriormente con alga wakame.
Postre: Infusión digestiva, como la mezcla de manzanilla, anís verde y regaliz, siempre y cuando

no se sufra de hipertensión.

MERIENDA:

Un tortita de centeno sin levadura, con tahín y tiras de aguacate.

CENA:

Primero: Crema de puerros.
Segundo: Coles de bruselas con huevos hervidos.
Postre: Bebida de arroz-coco sin azúcar y kuzu.

En esta primera fase de preparación, a parte de cumplir con una dieta bastante exhaustiva hace falta

algunos nutrientes que ayuden al hígado a que se desintoxique mejor.

Es fundamental aportar nutrientes como el selenio, la N-acetil cisteina, vitamina C, glutation,

plantas amargas como el cardo mariano, alcachofa, diente de león, boldo que ayuden a limpiar

y regenerar el higado, porque ya en esta etapa comienza un proceso bastante fuerte de desintoxicación.

Un producto que reúne estos principios activos son el Total Liver Cleanse de solaray.

Se comienza por una cápsula al día, después del desayuno y posteriormente al cabo de cinco

días se añade otra cápsula después de la comida, y al final después de otros cinco días se añade

otra cápsula después de la cena, así de este modo, se toman tres cápsulas al día que colaboran

con el trabajo que tiene que realizar el hígado en su desintoxicación.
Este apoyo se de debe de tomar al menos durante dos o tres meses, dependiendo del caso.

En esta etapa por lo general se pueden producir síntomas de acidez estomacal, ardor, irritación

después de comer. Uno de los posibles motivos es la falta de ácido cloríhidrico que se produce

cuando las cándidas generan una destrucción de la vitamina b6 y zinc, nutrientes que resultan

fundamentales para producir dicho ácido cloríhidrico. Para ayudar en ese proceso digestivo

podremos utilizar el clorhidrato de betaína, que ha de tomarse al principio de cada comida, y

la cantidad que necesite cada persona en particular. Cuando ya no sea necesario, y el

organismo no necesite de esta sustancia, lo hará notar porque el estómago avisa generando

un ardor o sensación de calor al poco rato de tomar la pastilla de clorhidrato.

Por tal motivo se debe de reducir la cantidad de tomas, y poco a poco dejar de tomarlas.

Asimismo las enzimas digestivas, mejor las vegetales, se pueden tomar 15 minutos antes de cada comida.

Comenzar con las del almuerzo, y poco a poco ir añadiendo una antes de cada comida, lo mismo que

en el caso de la betaína.
Otro aspecto que resulta fundamental es evitar cualquier tipo de estreñimiento, sobre todo en esta

etapa de desintoxicación, el intestino ha de eliminar todas la toxinas posibles, por ello hay que

tomar la fibra necesaria, y si se hace imprescindibles para poder ayudarlo se puede añadir en la

alimentación semillas de lino, de psyllium, pectina, salvado de arroz o de avena, evitando sustancias

que lo irriten como el salvado de trigo, el sen o la cáscara sagrada.

A parte de la toma de suplementos que ayuden al hígado y al estómago se hace crucial beneficiarse de

la ayuda de algún multinutriente que incluyan las vitaminas y minerales necesarios para la salud de

l organismo y que posiblemente están siendo deficientes en una persona que sufra candidiasis crónica.

La elección del multinutriente será de acuerdo a las necesidades de la persona, en función de los

síntomas que presente y de las posible carencias que demuestre.

Tratamiento, segunda fase: Eliminación

Al cabo de un mes de dieta, en esta fase del tratamiento las cándidas se sienten más debilitadas,

y precisamente por tal motivo y al introducir los antifúngicos se van a eliminar la mayor parte de las

cándidas, consiguiendo de este modo lo cambios de salud más visibles.
Posiblemente a esta altura del tratamiento se haya reducido tanto la betaína como las enzimas

digestivas, pero la ayuda al hígado sigue siendo crucial porque en esta etapa es cuando se van a

eliminar un gran número de cándidas, y el hígado tiene que filtrar los tóxicos que eso conlleva.

Lo mismo ocurre con el multinutriente que se hace fundamental para ayudar al hígado a su

función de filtrado.
En la eliminación de las cándidas hay que variar de sustancia antifúngica, ya que estos hongos se

van habituando a su principio activo. Entre estas sustancias cabe destacar al sello de oro,

pau de arco, árbol de té, extracto de semillas de pomelo, hinojo, aceite de orégano y clavo,

ácido undecilénico, ácido caprílico etc.
Siempre se hace conveniente el utilizar productos que mezclen varias de estas sustancias a la vez,

así también existen más posibilidades en las destrucción de estos hongos.

Ejemplos de estos productos son:

YEAST CLEANSE de la marca Solaray.
CANDIDA FORTE de la marca Nature`s Plus.
CANDICLEANSE de la marca Soria Natural.

Sea cual sea el producto elegido se debe de utilizar con cautela y poco a poco para no

provocar muchos síntomas de desintoxicación. Se empieza una pastilla al día y al cabo

del cuarto o quinto día se aumenta otra, hasta tomar la dosis máxima. Posiblemente al

añadir una pastilla más del antifúngico aparezca un brote de los síntomas, si éstos son

muy fuertes, o bien no se añade la pastilla, o se reduce la cantidad hasta que pase esta

crisis, y se comienza con el tratamiento pasados unos cuantos días.
Asimismo las personas que tienen muchos sintomatología de desintoxicación pueden tomar

molibdeno,un comprimido de 150mcg en cada comida, porque éste ayuda a destruir los

desechos de las cándidas, convirtiendo el acetaldehido en ácido acético, y éste se transforma

en energia en el ciclo metabólico de Krebs.
Esta segunda fase puede durar de uno a tres meses, y en este periodo se ha de ir cambiando los antifúngicos.

Tratamiento, tercera fase: Equilibrio

Esta fase se debe de introducir cuando los antifúngicos hayan realizado gran parte de trabajo

en la eliminación de las cándidas. Ahora el objetivo es repoblar la flora bacteriana del intestino

y equilibrar de un modo celular e individualizado a todo el organismo, para fortalecer el sistema

inmunitario, y así de este modo, que dicho organismo pueda combatir por sí solo las cándidas.
Hay que introducir un buen simbiótico, probiótico y prebiótico, que ayude a reequilibrar la flora

bacteriana intestinal. Este paso no se puede realizar al principio porque al estar las paredes de

l intestino inflamadas, puede haber una reacción de alergia a estas bacterias que a su vez

pueden originar consecuencias como alergias, prurito, eccemas, espasmos intestinales etc.

Igualmente si las cándidas son de un tamaño considerable no dejan crecer a las bacterias beneficiosas.

Resulta importante escoger un buen probiótico, con millones de bacterias y diferentes cepas.

Éste ha de tomarse también poco a poco, al principio una pastilla un cuarto de hora antes del

desayuno, y a los cinco días se introduce otra pastilla por la noche antes de acostarse.

Primeramente se puede utilizar algún probiótico específico para la candidiasis, como el que

recomienda el laboratorio LACTIBIANE, para luego pasar durante tres meses a otro más

general que nos ayude a fortalecer el sistema inmunitario.
Hay que considerar los casos en los que que se haya dado muchos sintomatología de candidiasis

vaginal, el utilizar en esta etapa del tratamiento, cuando ya no haya síntomas en esta zona,

un probiótico vaginal, como el de la marca Suravitasan, el FÉMINA FLOR. Se introduce todas

las noches un óvulo durante los diez días que dura el producto, y se repite, en el caso que sea necesario.
Como hemos hecho mención anteriormente, a parte del equilibrio intestinal mediante el uso de

probióticos, hay que equilibrar el organismo bioquímicamente, para ello hay que utilizar ciertos

nutrientes específicos de acuerdo a las necesidades de cada persona, aunque de un modo

general las personas que sufren de candidiasis crónica tiene deficiencias de ciertos nutrientes como son:

        • MAGNESIO.
        • VITAMINAS DEL GRUPO B.
        • ZINC.
        • CROMO.
        • OMEGA TRES.
        • CALCIO.
        • VITAMINA C.

 

MAGNESIO:

El magnesio es un mineral realmente importante para la salud del organismo porque más de 300 enzimas del cuerpo dependen de él. Está relacionado fundamentalmente en la creación de energía, el equilibrio del sitema nervioso y muscular, la creación de proteinas, la asimilación del calcio en el hueso, la multiplicación, reparación y mantenimiento celular, la regulación del sodio y potasio que controlan la regulación del nivel hídrico en el organismo,regular los niveles de azúcar en sangre y colesterol, y mejora las funciones intestinales . También activa la enzima delta-6-desaturasa, necesaria para el metabolism de los omegas 3 y 6.

Síntomas de deficiencia de magnesio son:


Calambres, espasmos y temblores. Convulsiones, epilepsia e hiperactividad. Debilidad muscular, insomnio y nerviosismo. Riesgo de accidentes cardiovasculares. Riesgo de acumulación de depósitos de calico en los riñones, vasos sanguíneos y corazón. Perdida de apetito. Estreñimiento. Confusión mental. Falta de concentración y reflejos. Naúseas.Latidos irregulares del corazón y depresión.

Las presentaciones que mejor se absorven son los citratos, los aminoquelados y los orotatos.
Las dosis óptimas se encuentran entre los 250 a 400 gr,y hay que tomarlo antes del desayuno y la cena; y siempre bajo la supervisión médica los enfermos renales o coronaries.

VITAMINAS DEL GRUPO B.

Las vitaminas del grupo B son imprescindibles para la creación de energía, mantener el buen

funcionamiento cerebral y la relajación del sistema nervioso. Activan la respuesta de anticuerpos, y con cual mantienen a raya el sistema inmunitario.
Con respecto a la candidiasis se hace necesaria la toma de la vitamina b2, porque ésta es

importante para la producción de la enzima glutatión peroxidasa, que ayuda a combatir los

tóxicos que generan las cándidas. La vitamina b3, destruye las formaciones de células inmunitarias

deficientes, activa por otro lado, la enzima delta-6-desaturasa para el metabolismo de los ácidos

grasos omega tres y seis.
El ácido fólico junto a la vitamina b12 colabora en la formación de glóbulos rojos, y ayuda en la

desintoxicación de productos químicos, como los pesticidas. Asimismo la colina, también ayuda

en ese proceso de desintoxicación, neutralizando sustancias tóxicas.
La vitamina b6, es importante para regular la función del timo y la inmunidad cellular, y ayuda a

metabolizer mejor el magnesio y a absorver el zinc. Esta vitamina junto a la b3 y la b5, mantienen

los niveles de glucosa estables en el organismo, lo cual se hace fundamental para no introducir

azúcares en la dieta, y así no alimentar a las cándidas. Del mismo modo, estas vitaminas junto a

la b1 y al ácido fólico resultan muy importantes para la creación y mantenimiento de los

anticuerpos y glóbulos blancos.

Síntomas relacionados con la vitamina b1:

Dolor muscular, dolor de ojos, irritabilidad, falta de concentración, poca concentración, pinchazos en

las piernas, falta de memoria, dolor de estómago, estreñimiento, cosquilleo en las manos y

latidos rápidos en el corazón.
*Dosis recomendada 100mg con el desayuno.

Síntomas relacionados con la Vitamina b2:

Escozor o quemazón en los ojos. Ojos sensibles a la luz. Lengua irritada. Cataratas. Pelo graso.

Dermatitis. Uñas quebradizas. Labios cortados.
*Dosis recomendada 100mg con el desayuno.

Síntomas relacionados con la vitamina b3:

Falta de energía. Diarrea. Insomnio. Dolor de cabeza. Ansiedad o tensión. Falta de memoria.

Depresión. Irritabilidad. Encías blancas, que sangran fácilmente. Acné.
*Dosis recomendada 100mg con el desayuno.

Síntomas relacionados con la vitamina b5:

Temblores musculares o calambres. Apatía. Falta de concentración. Dolor de talones.

Naúseas o vómitos. Falta de energía. Fatiga con poco ejercicio. Ansiedad o tension. Rechinar de dientes.
*Dosis recomendada 500 mg repartidas en el desayuno y comida.

Síntomas relacionados con la vitamina b6:

Incapacidad para recordar sueños. Retención de líquidos. Cosquilleos en las manos.

Depresión y nerviosismo. Irritabilidad. Tembores musculares. Falta de energía. Piel seca.
*Dosis recomendada 200mg repartidas con el desayuno y comida.

Síntomas relacionados con la vitamina b12:

Cabello en mal estado. Dermatitis. Boca sensible a lo frío y lo caliente. Irritabilidad.

Ansiedad o tensión. Falta de energía. Estreñimiento. Dolor muscular. Palidez.
*Dosis recomendada de 100 a 300 mcg repartidas con el desayuno y comida.

Síntomas relacionados con la deficiencia de ácido fólico:

Eccema. Labios cortados. Canas prematuras. Ansiedad o tensión. Falta de memoria.

Falta de energía. Poco apetito. Dolor de estomago. Depresión.
Dosis recomendada de 400 a 800 mcg repartidas con el desayuno y comida.

La biotina, es una vitamina muy importante para evitar que un futuro las levaduras

inofensivas del intestino, pasen a ser cándidas agresivas para el organismo.
Síntomas relacionados con la deficiencia de biotina:

Piel seca. Cabello en malas condiciones. Canas prematuras. Dolor muscular. Poco apetito. Dermatitis.
*Dosis recomendada de 1000 a 3000mcg repartidas con el desayuno y comida.

Hay que destacar el papel sinérgico de todo el grupo de vitaminas B, por eso para que no haya

desequilibrios de ninguna de ellas, hay que tomar junto a la vitamina que se necesite, un complejo

de vitamina b100,o sólo si es necesario esta última.

ZINC:

El zinc está presente en más de 200 enzimas del organismo, y resulta fundamental para el

tratamiento de la candidiasis, ya que posee una función primordial en la actividad del sistema

inmunitario, ayuda a desintoxicar el aceltaldehido y los tóxicos en el hígado.

También es importante para activar la enzima superóxido dismutasa, necesaria para combatir

los radicales libres de las cándidas.
A parte es necesario para el desarrollo correcto del sistema nervioso, la formación de proteinas y

resulta un componente esencial en la formación de la insulina. Asímismo es necesario para

mantener un ph ácido-alcalino equilibrado.
Síntomas relacionadas con la deficiencia de zinc:
Poco sentido del gusto o del apetito. Marcas blancas en más de dos uñas. Infecciones frecuentes.

Estrías. Acné o piel grasa. Infertilidad. Palidez. Tendencia a la depresión.
Las presentaciones más absorvibles son los quelatos, citratos, orotatos y picolinatos.
Las dosis óptimas son entre 15 a 30mg, y se debe de tomar en la merienda o cena, pero nunca

con el estómago vacío para evitar naúseas.

CROMO:

El cromo es un mineral realmente importante en el enfermo de candidiasis crónica, ya que ayuda

a la regulación del azúcar en la sangre, así como del colesterol y triglicéridos.

Participa en el metabolismo de los hidratos de carbono, y colabora en la reducción del apetito por lo dulce.

Asimismo ayuda en la quema de calorías durante el ejercicio y el aumento de la masa muscular, a

parte controla la ansiedad y la fatiga, y es necesaria para la producción de la enzima tripsina, que

resulta fundamental para la digestion de las proteinas.
Síntomas relacionadas con la deficiencia del cromo:
Excesivo sudoración, o manos frías. Mareos después de 6 horas sin comer.

Necesidad de comer frecuentemente. Necesidad de dormir frecuentemente, o sensación de somnolencia

durante el día. Sed excesiva. Adicción a lo dulce. Alteraciones cardiovasculares.

Transtornos de metabolismo. Alteraciones en el metabolismo de los aminoácidos.

Menor cociente respiratorio. Diabetes en edad adulta. Opacidad en la cornea.

OMEGA TRES:

El omega tres es un ácido poliinsaturado esencial para nuestro organismo, que se debe de obtener a

través de la alimentación o suplementación. Se encuentra principalmente en el pescado azul: salmon,

caballa, atún, trucha, anchoas… y en el reino vegetal en las semillas de lino principalmente, cáñamo,

chía etc. Cuando es metabolizado, si el organismo reúne las condiciones idóneas, se convierte en

precursor de las prostaglandinas PG3, que funcionan como potentes antiinflamatorios, cuyo efecto es

muy importante para la inflamación intestinal, a parte otras posibles inflamaciones crónicas, como

artritis, colitis etc. Asimismo ayuda en la reparación de las membranas celulares del intestino.
Síntomas relacionadas con la deficiencia de omega tres:
Hormigueo de piernas y brazos. Presión sanguínea alta. Debilidad muscular. Deterioro visual. Piel seca.

Dermatitis. Colesterol alto. Inflamaciones. Pérdida de memoria. Cambios de humor.Síndrome premenstrual.
Las dosis óptimas son entre 800 a 3000 mg repartidas en el día siempre con comida.

CALCIO:

Habitualmente las personas que sufren de carencia de calcio, suele ser porque han tomado muchos

lácteos en su vida, lo que ha generado un exceso de calcio extracelular, y una carencia del calcio

intracelular. Normalmente al incorporar un suplemento de magnesio, y tomar alimentos realmente absorvibles ricos en calcio como las algas, el sésamo, las almendras… dejando los lácteos, los niveles de calcio se regularizan. Si igualmente al cabo de unos meses sigue haiendo deficit de calcio, se puede dar un suplemento de calcio proveniente del coral, o si no en forma de quelato o citrato de calcio.
Síntomas relacionadas con la deficiencia de calcio:
Calambres musculares. Insomnio o nerviosismo. Dolores en las articulaciones o artritis. Caries. Presión sanguínea alta.
Las dosis óptimas recomendadas son de 500 a 800 mg al día repartidas en las comidas.

VITAMINA C:

Uno de los efectos más importantes para la candidiasis es el fortalecimiento del sistema inmunitario, y

ayuda en la formación de anticuerpos y glóbulos blancos.
A parte genera un efecto bastante potente contra la histamina, reduciendo la inflamación, y ayudando

a la desintoxicación del organsimo, sobre todo porque la vitamina c es necesaria para que las enzimas

antioxidantes super óxido dismutasa, catalasa y el glutatión trabajen de forma eficaz y combatan los

radicales libres generados por las cándidas.
Por otro lado la vitamina c tiene un papel importante en la salud de las glándulas suprarrenales, las

cuales se deterioran ante cualquier tipo de estrés.
Síntomas relacionadas con la deficiencia de vitamina c:
Resfriados frecuentes. Falta de energía. Infecciones frecuentes. Encías blancas.

Cardenales sin ningún motivo aparente. Sangrados por la nariz. Cicatrización lenta.

Puntos rojos en la piel.
La dosis óptima es de 1000 a 5000mg repartidos durante el día, si se produce algún efecto laxante

se reduce la dosis hasta regularizar el intestino.

INTRODUCCIÓN DE CIERTOS ALIMENTOS:

Ya en esta etapa del tratamiento se pueden ir introduciendo poco a pocos ciertos tipos de alimentos

como las papas, los champiñones, la fruta, las hortalizas dulces, algún fermentado y vinagre.

Siempre hay que introducir un alimento a la vez, y dejar pasar un par de días para introducir otro nuevo.

Nunca tomar dulces, que ayudan al crecimiento notable de las cándidas.
La frutas menos recomendables son la sandía, las fresas, los higos, el melón, la chirimoya y las uvas,

así como las frutas maduras.
Es el momento de conocerse a sí mimo y ser más consciente de la alimentación.

Puede que al tomar alimentos prohibidos surjan síntomas como dolores de cabeza,

hinchazón abdominal…posiblemente porque al no haber terminado el tratamiento

puedan brotar algunos síntomas, y a parte porque esos alimentos prohibidos como el

café o el dulce no benefician en general al organismo. Hay que establecer un modelo

de nutrición más natural y energético, escogiendo alimentos más saludables que

aporten realmente nutrientes al organismo y no desmineralicen al mismo.

Tratamiento, cuarta fase: Reparación.

Ahora ya manteniendo un tipo de alimentación mas equilibrado y saludable, se hace necesario reparar las paredes intestinales a través de ciertos nutrientes que las fortalecen como son la vitamina A y la glutamina.

VITAMINA A:

Realmente es importante en esta fase como estimulador del sistema immune, y en especial como reparador de las mucosas del intestino. También previene la formación de excesiva de prostaglandinas inflamatorias, y por el contrario, interviene en la creación de inmonoglobulinas A, que hacen de barrera inmunitaria del intestino, y de mucosas del aparato digestivo.

Síntomas relacionadas con la deficiencia de la vitamina A:
Alergias. Ulceras de la mucosa bucal. Escasa vision nocturna. Infecciones frecuentes. Piel seca. Diarrea. Cistitis recurrentes.
*Las dosis óptimas son de 7500 a 20.000 u.i al día con la comida. No superar esta dosis, y nuca tomarla más de dos meses sin la supervision del médico. Asimismo, una embarazada nunca ha de tomar estas dosis.

GLUTAMINA:

Es la proteina más abundante, y colabora en la formación de inmunoglobulinas A. Se hace necesaria para el metabolismo, la estructura ,función intestinal y la reparación de la mucosa del intestino.
Síntomas relacionadas con la deficiencia de la glutamina:
Necesidad de tomar carbohidratos o alcohol. Hipoglucemias recurrentes. Bajones de energía. Fatiga. Falta de concentración. Cambios de humor. Problemas de inflamación intestinal.
*La dosis óptima son de 1000 a 5000 mg durante el día, siempre fuera de comidas, o una hora antes de las mismas. Si se tiene problemas de insomnio no tomarla a partir de las seis de la tarde.
Durante todo el tratamiento hasta en esta fase de reparación se ha de matener un multinutriente que evite cualquier desequilibrio bioquímico.

Como conclusión he de señalar que este tipo de infeccción se ha considerado una pandemia del siglo XXI, fundamentalmente entre las mujeres, debido al nivel de estrés que sufrimos en nuestra vida diaria, preocupados siempre por el que hacer y olvidándonos de nuestras necesidades personales. Asimismo, en la actualidad existe por lo general unos hábitos alimenticios donde reina el exceso de alimentos refinados, azúcares simples, grasas saturadas y escasa fibra y ácidos grasos esenciales, que propician un crecimiento desmesurado de este tipo de hongos, desarrollandose como microorganismos perjudiciales para nuestra salud general.

Ya lo decía Hipócrates:

Que el alimento sea tu medicina

Es la mejor medida para prevenir cualquier tipo de enfermedad, y es la base del principio de una buena salud. Enriquecer nuestros platos con cereales integrales, granos, legumbres, frutas, hortalizas y verduras, algas,frutas y frutos secos, semillas, pescado y productos fermentados. Así como utilizar una adecuada suplementación básica que supla cualquier carencia personal. En este aspecto habría que destacar la necesidad de incorporar en nuestra rutina diaria suplementos básicos y esenciales como el omega tres, el magnesio y la vitamina c. Así como cualquier nutriente específico que se requiera por cualquiera demanda personal.
Si hiciéramos uso de un tipo de vida más natural y relajada, con todo lo que nos ofrece la naturaleza, viviéramos más saludablemente y intensamente más felices.