Diagnóstico candidiasis

Para diagnosticar y posteriormente tratar a una persona infectada por cándidas, es necesario hacerlo de un modo holístico, teniendo en cuenta no solo a los síntomas, sino al individuo en su totalidad.
Desde un enfoque clínico, la prueba más común que emplea el personal médico para poder detectarla, es un coprocultivo de heces, pero la mayoría de las células de las cándidas se adhieren a la pared de la mucosidad intestinal, por lo cual es muy difícil que aparezcan en los análisis de heces.
Por otro lado, otros profesionales de la salud les piden a sus pacientes que se realicen un análisis de sangre para detectar los antígenos de las cándidas, sin embargo esta prueba tampoco garantiza un diagnóstico certero, ya que el sistema inmunitario de una persona que ha sufrido cándidas durante muchos años, está muy desequilibrado, y su reacción no es muy fiable.
El doctor Williams Crook ideó un cuestionario para detector la candidiasis muy extenso, que se encuentra en su libro “The Yeast Syndrome”.

Aunque es una gran herramienta para tal diagnóstico, lo mejor es hacer una evaluación clínica y general del paciente en función de varios factores, como son: síntomas, historial clínico, análisis de dieta, análisis de hábitos de vida y estado emocional ( estrés, ansiedad…) para realizar una correcta y global evaluación.